© 2004 diseñado por Fernando Koch

CONSEJOS PARA VUELO EN TERMICA por James Freeman

Traducido por Juan Ramón Castillo - Artículo original en http://www.hanggliding.org/thermaling_tips.htm

Compendio sobre térmicas

Hacete un esquema mental de cómo es la térmica. Las térmicas rara vez son como las figuras de los libros de texto. Mirá cómo sube el humo sobre algún área industrial, o una película acelerada de las nubes para visualizar el movimiento dinámico y algo caótico del aire ascendente. Las térmicas varían desde burbujas de corta vida a columnas que se extienden desde el suelo hasta la base de la nube. Pueden ser débiles o fuertes. Algunas son anchas, algunas angostas, algunas alargadas a sotavento. Sumale a esto tu experiencia.

Cuando te acercás a una térmica podés encontrar descendentes bastante fuertes. A menudo te topás con sacudones cortos de 1-2 segundos alternados hacia arriba y abajo. Después encontrarás la ascendente.

En casi todas las térmicas hay al menos un núcleo fuerte (y a veces varios) de aire que sube rápidamente rodeado por áreas de ascendentes más moderadas. Para encontrar el núcleo primero tenés que BUSCARLO. Muchos pilotos se sienten satisfechos con solo estar ascendiendo y giran contentos un +1 cuando tienen por ahí cerca un +4 para aprovechar.

Al entrar a un térmica no deberías girar al primer indicio de ascendente (salvo que estés muy bajo, las térmicas sean pequeñas, etc.). En cambio, seguí entrando en la térmica. A veces una semiala puede elevarse cuando la fuerte ascendente del núcleo trata de empujarte hacia afuera. ¡No dejes que esto pase!. Girá hacia la semiala elevada para ser recompensado con mayores ascendentes. En otros casos la ascendente puede tener un pico y luego disminuir hasta desaparecer si atravesás directamente un núcleo. Apenas la ascendente disminuya meté un giro.

La cosa no termina cuando encontrás el núcleo. Tendrás que hacer pequeños ajustes en cada giro para mantenerte centrado, y a menudo harás grandes ajustes cada 10 círculos para mantenerte en la mejor ascendente. Los pájaros rara vez planean en círculos perfectos mientras buscan la mejor ascendente; vos tampoco deberías hacerlo.

Deberías tener un plan por si estás girando un núcleo y lo perdés. El mejor es que busques primero a barlovento, ya que generalmente te salís del lado de sotavento (ver explicación más adelante). Después buscá a sotavento. Finalmente buscá a los lados. Si no hay señales de la térmica al cabo de esta búsqueda andate, las térmicas tienen un final y podés haberte salido por abajo. ¡Lamentablemente no se puede buscar hacia arriba!).

Hacé una búsqueda tipo trébol de 4 hojas para explorar las térmicas. Comenzando desde el círculo en la ascendente, explorá los cuatro cuadrantes imaginarios del trébol, uno a la vez. Lo hacés estirando tus círculos hacia adentro de cada uno de los cuadrantes, secuencialmente. Si no encontrás mejores ascendentes, volvé al centro después de cada extensión antes de seguir explorando el próximo cuadrante. De esta manera te mantendrás en contacto con tu ascendente conocida mientras buscás continuamente una mejor.

En general las térmicas tienden a ser más estrechas y tipo burbuja a bajas altitudes. CONSEJO – NUNCA DEJES UNA ASCENDENTE A BAJA ALTURA. A altitudes intermedias las térmicas se hacen más anchas y suele haber núcleos fuertes. Hacia la cima la ascendente suele disminuir a medida que la térmica se hace cada vez más ancha. A menudo pueden encontrarse ascendentes fuertes cerca de la base de la nube (te aspira). Al comienzo del día predominan las burbujas. Las "térmicas clásicas" se encuentran en el pico del día, que depende del lugar; como regla general el pico de calentamiento del suelo (y por lo tanto el pico térmico) es alrededor de las 14:30 en el HORARIO SOLAR LOCAL. Hacia la tarde las térmicas suaves, anchas y más débiles son la norma. En general la turbulencia es peor durante el pico del día y a menudo cerca de la base de las nubes.

Las térmicas son generadas por aire flotante. El aire se vuelve flotante debido a que es menos denso que el aire que lo rodea. El calentamiento diferencial del suelo causa un calentamiento diferencial de la capa de aire que está encima. El aire más caliente se expande y se vuelve menos denso y por lo tanto flota. Extrañamente el agregado de agua también hace que el aire flote. Esto se debe a que el vapor de agua tiene 5/8 de la densidad del aire. En general consideraremos a las áreas más calientes o que tendrán humedad como posibles fuentes de térmicas. Ojo que el exceso de humedad es perjudicial, mientras que un poquito puede ser benéfico. Una buena forma de sentir esto es salir a caminar y observar la temperatura. Si el aire se siente más caliente, la superficie sobre la que estás caminando es un posible GENERADOR TERMICO (nota: colector).

Los clásicos generadores incluyen el suelo oscuro, áreas quemadas, caminos y estacionamientos de asfalto, etc. La arena refleja el sol, así que no sirve. Algunos campos de cereales se calientan sorprendentemente mientras que otros son frescos. Lo importante es recordar el concepto de calentamiento diferencial; lo que buscamos es el contraste. Con contraste me refiero a un área caliente que se encuentra al lado (o mejor rodeada) por un área fresca. Los límites de bosques, los bancos en los ríos y las orillas de lagos son potencialmente buenos. Las áreas que se calientan rápido son mejores al comienzo del día. Las áreas que se calientan más lentamente pueden ser buenas hacia el final del día; por ejemplo, es frecuente encontrar térmicas sobre los bosques más avanzado el día.

Que el aire esté flotante no garantiza una térmica. Así como el agua puede colgar de un techo hasta que se forma una gota, del mismo modo el aire flotante puede pegarse tozudamente al suelo. Antes de que algo ocurra debe DISPARASE. Una buena analogía es imaginar que el suelo es el techo de un sauna. Los lugares donde te imaginás que se formaría una gota son aquellos donde podés esperar que se dispare una térmica. En la práctica, buscá puntos elevados. Cuanto más plano sea el suelo, menos significativos son los puntos altos. En las montañas la cima de una ladera es buena, pero en las llanuras las hileras de árboles, casas, pilas de piedras e incluso solitarios postes de telégrafo actúan como gatillos.

El viento complica el panorama. El aire flotante puede ser arrastrado por el viento a lo largo del suelo hasta que se dispara lejos de donde se había generado. En estos casos las térmicas resultan inclinadas y tenderás a caerte por el lado de sotavento, salvo que centres continuamente el núcleo volando hacia barlovento. Esto se debe a que la térmica sube más o menos 1.1 m/seg más rápido que vos, ya que aunque subas respecto del suelo, siempre estás cayendo respecto del aire. En otros casos la turbulencia en el interior de la masa de aire flotante en movimiento puede dispararlo independientemente de las características del suelo. En estos casos, tal vez sorprendentemente, las térmicas serán verticales debido a que la fuente se mueve con el viento.

El viento también influye en las características de las térmicas.

Los vientos fuertes activan el disparo de las térmicas, convirtiéndolas en burbujas de corta vida. En las áreas protegidas del viento el aire puede calentarse más antes de dispararse; lo que suele generar fuertes térmicas a sotavento. Los campos de cereales a menudo retienen la masa de aire calentándose por más tiempo, y pueden ser mejores generadores térmicos que el clásico campo arado en condiciones ventosas.

La experiencia muestra que siempre que sople viento las térmicas serán más largas hacia sotavento que anchas, a menudo con varios núcleos alineados con el viento.

En un día dado las térmicas tienden a mantener iguales características salvo, claro, que haya grandes cambios en las condiciones.

Angulo de alabeo

Los pilotos buenos en térmicas no necesariamente alabean más o menos que el piloto promedio. Lo que hacen es alabear tanto como sea necesario para ubicar su ala en el núcleo de la térmica.

Aunque algunos autores teorizan sobre los ángulos de alabeo óptimos, la regla es simple. ¡Alabeá lo suficiente para mantenerte en el núcleo!. Probá. Más alabeo -> ¿mejor ascendente? -> seguí alabeando más. Si un mayor alabeo produce ascensos más lentos, hacé giros más planos.

Es de esperar que cerca del suelo haya pequeñas burbujas, seguramente tendrás que alabear más. Más tarde en el día suele haber térmicas más amplias y serán más habituales los giros más abiertos.

Entonces ¿Cómo centramos el núcleo?. Hay muchos métodos, de los cuales mencionaré dos.

El método standard es cerrar los giros cuando la ascendente disminuye (para llevar la vela rápidamente de regreso hacia la mejor ascendente), y abrir los giros cuando la ascendente aumenta (para volar hacia la mejor ascendente).

El método "profesional" es volar dentro de la térmica, sentir las reacciones de la vela y alabear más cuando llegás el núcleo. Veremos más a continuación.

Sentir

Algunos pilotos tienen una mejor sensibilidad natural que otros, pero no te desesperes que es bastante simple.

Como se sabe, los varios tienen cierto retraso. Claro que algunos son más rápidos y sensibles que otros, pero en general no sirven como herramienta para CENTRAR las térmicas. Será una herejía para algunos, pero es cierto.

Si observás la bandada en cualquier competencia verás que los pilotos giran alrededor de diferentes puntos. ¿Por qué lo hacen?. No pueden estar todos en el núcleo. El hecho de que algunos pilotos suben mucho más rápido lo demuestra. Esos círculos excéntricos se deben a lo que llamo total sobre-dependencia del vario, combinada con el método standard de centrado de térmicas que describí más arriba.

OK, esto es lo que pasa. Imaginemos que un ala vuela en línea recta a 36 km/h (10 m/seg) y atraviesa el centro de una térmica. Le llevará a este ala 9 segundos atravesar una térmica de 90 m de diámetro. Digamos que esta térmica tiene un núcleo de 30 m de ancho (3 segundos). La vela entra en la térmica y se acelera hacia arriba.

Digamos que después de 2 segundos la vela sube lo suficiente como para que el vario note un cambio en la presión del aire e indique un ascenso. Estudios militares indican que le llevará cerca de 1 segundo al piloto procesar esta información, y para entonces la vela ya entró en el núcleo. Otros 2+1 segundos pasan mientras la vela se acelera, la presión cambia y el piloto asimila el cambio. Cuando el piloto nota que está en el núcleo, en realidad ya está saliendo de él. Usando la teoría clásica decide alabear cuando el vario le indica una reducción de la ascendente. Esto ocurre 2+1 segundos más tarde, justo cuando la vela sale de la térmica. El piloto ahora alabea el ala, lo que le lleva otros 2 segundos debido al retardo en la reacción del ala. En este punto, el piloto ya se pasó por 20 metros de la térmica!. Podés continuar con esta descripción indefinidamente, pero el punto es este:

"El método clásico de centrado de térmicas solo funciona si no existe retraso en la respuesta del vario, ni en la del piloto ni en la del ala".

Ahora llegamos a uno de los secretos del vuelo en térmica: visualizar y sentir.

El acelerómetro "marca Acme"

Todos traemos de fábrica acelerómetros muy sensibles que son perfectos para el vuelo en térmica, una vez que conocemos su fortalezas y limitaciones. Podemos detectar aceleraciones muy pequeñas, pero no sentimos nada una vez que cesa la aceleración y nos movemos a velocidad constante. Nuestra experiencia en el auto o en una ascendente lo demuestra. Sentimos la aceleración inicial, luego mientras viajamos a velocidad constante no sentimos nada, hasta que sentimos la desaceleración al frenar. Nuestro acelerómetro es excelente para las térmicas.

La segunda capacidad clave es nuestro poder de visualización. Así como podemos hacernos una imagen mental de un cuarto a oscuras al andar dando vueltas y chocando los muebles, también podemos hacernos una imagen similar de las corrientes invisibles de aire mientras andamos por ahí y nos topamos con ellas.

Así es como se hace. Tomemos de nuevo a nuestro piloto. Apenas entra en la térmica siente la aceleración. Al instante en que toca el núcleo usa todos sus sentidos para percibir el fuerte chorro ascendente que causa una gran aceleración y la combina con la tendencia de la vela a cabecear hacia arriba para enviar una señal a su cerebro: NUCLEO!. Aún demorando 1 segundo en procesar la información, todavía está en el núcleo cuando el mensaje llega. Dos segundos más tarde sale del núcleo, lo que nota debido a la desaceleración (sensación de caer) y al cabeceo hacia debajo de la vela. Un segundo para procesar la información e inicia el giro. Después de dos segundos de retardo el ala responde, pero esta vez todavía está dentro de la térmica.

OK, hasta ahora vamos bien, pero todavía sufrimos el doble problema del retardo del piloto y en la respuesta del ala. Aquí es donde interviene la visualización. El piloto ahora se hace una imagen mental de la térmica, en qué lugar está él dentro de ella, hacia dónde va, y finalmente qué tiene que hacer para centrar su círculo en el núcleo. Con cada círculo se agrega más información al mapa mental, hasta que centrar el núcleo se vuelve tan fácil como girar en una rotonda. Digamos que estás volando hacia el sur cuando te sentís caer fuera del núcleo. OK, pensás que el núcleo está más al norte, así que después de un 180 aplanás tu giro por un par de segundos y luego continuás girando. Ahora estás girando más hacia el norte y deberías estar más cerca del núcleo.

Ahora vamos a los refinamientos. Este es el primero. El piloto llega al núcleo y lo procesa un segundo más tarde. Conociendo el retardo de 2 segundos de la vela, inicia de inmediato un giro y ahora está girando en el núcleo, tal vez no centrado todavía, pero ya es un gran progreso.

La segunda mejora es tomar a la vela como una extensión de tu cuerpo, tal como es. Así como podés sentir si yo llego y te empujo, también podés sentir si una térmica tira de tu ala. Ahora, ¿cómo sabemos si una semiala está subiendo o si la otra se está hundiendo?. Después de todo, en ambos casos el ala alabeará en la misma dirección. Una ascendente causará una aceleración hacia arriba, hará que la vela cabecee hacia arriba, y si está descentrada hará que una semiala se levante. Una descendente o menor ascendente (descenso relativo) vendrá con una aceleración hacia abajo (sensación de caer), la vela cabeceará hacia abajo, y si está descentrada hará que una semiala se hunda. La conclusión es que no hace tanta diferencia reconocer si una semiala está subiendo o la otra está cayendo. ¿Por qué?. Porque en ambos casos la vela se estará ALEJANDO de donde nos interesa ir!. Sé tu propio jefe. No te dejes aspirar hacia una descendente y salir escupido fuera de la ascendente.

El siguiente refinamiento es el control de la velocidad. Despacio en las ascendentes, rápido en las descendentes. Esto se aplica a las térmicas también. A veces el núcleo puede ser demasiado chico para girar en él. A veces el aire está tan lleno de burbujas que no hay ningún núcleo duradero. Podemos maximizar nuestro tiempo en la ascendente frenando lo máximo posible apenas sentimos que subimos. El ala lo facilita, ya que cabecea hacia arriba automáticamente. No te resistas, relajate y dejá que se frene un poco más, dependiendo de tu velocidad y altura (no a 20 m, por favor). ¿Pérdida?. Bueno, frená un poco menos la próxima vez. Te sorprenderá cuánto podés empujar la barra (tirar de los frenos en un parapente) al estar alabeado en un núcleo fuerte. Asegurate de tener suficiente altura para recuperarte de una pérdida involuntaria antes de experimentar.

Entonces ¿cuál es el rol del vario?. Bueno, cuando estemos centrados pitará alegremente y esto es bueno porque entonces recibiremos poca información de otras fuentes. También nos recuerda que no estamos centrados mostrando oscilaciones en la ascendente.

No hay sustituto para la práctica, y la mejor manera de ver qué tan bien te está yendo es competir. No necesitás una vela de alta performance para divertirte. Yo volé 185 km en un ala intermedia Moyes XT en mi primera competencia. Hacé preguntas. Leé todo lo que puedas. Comprá una copia de "Cross Country Soaring" de Hemet Reichmann, campeón mundial de vuelo a vela; cubre todo esto más "velocidad para volar" con gran detalle. Revisá este sitio, que contiene escritos clásicos sobre vuelo a vela: http://www.iac.net/~feguy/soaring_symposia/index.html

Patrones para búsqueda de térmicas

Me han pedido más información sobre los patrones de búsqueda. Hay una serie de circunstancias en las que un patrón de búsqueda es especialmente útil:

  1. Cuando estás bajo, desesperado y en una ascendente marginal
  2. Cuando perdés el núcleo
  3. Aún cuando sentís que estás en el "núcleo", para buscar una ascendente mejor

El primer lugar donde empecé a usar patrones de búsqueda fue rascando a baja altura. Sabés cómo es: planeás, planeás, planeás, más bajo, más bajo, más bajo. Finalmente sentís algunos tirones y te prendés de una burbuja útil. Estás tan bajo que no podés permitirte demasiados errores o terminarás en el suelo. Cuanto más débil sea la ascendente, mejor tendrás que actuar. Una vez que encontraste algo de ascendente no querés perderla ¿no es cierto?. Pero supongamos que solo tenés un cero, o peor, un –0.3. Necesitás algo mejor pero no querés perder lo que tenés. Después de unos círculos para ubicarte es hora de comenzar la cacería. Claro que algunos pilotos parecen poder sentir para qué lado tienen que ir, pero para los simples mortales lo mejor es usar un patrón de búsqueda.

Lo esencial de esta técnica es no perder NUNCA la ubicación de tu "buena" ascendente conocida. Mantenés contacto con ella centrando tu patrón de búsqueda a su alrededor. Imaginemos que esta ascendente está en el centro de un cruce de rutas. Las 4 rutas imaginarias que se alejan del cruce representan tus direcciones de búsqueda. Lo que hacés es explorar un tramito a lo largo de cada una de esas 4 rutas alejándote del cruce. Si luego de explorar un poco a lo largo de una de las rutas no encontrás una ascendente mejor, te volvés al cruce, tal vez hacés un par de círculos para ganar confianza e intentás con otra ruta. Si encontrás una ascendente mejor, te ponés a girarla y repetís la búsqueda usando esta nueva área como centro.

Cuando estás rascando es típicamente así: primero solés encontrar algunos tirones alternados hacia arriba y abajo (los pilotos dicen que se siente que el aire está vivo). Meté un giro apenas sientas una ascendente sólida (usando el acelerómetro "marca Acme" en vez del vario). Aseguralo por uno o dos giros moviéndote hacia donde se siente la mayor ascendente por medio de la aceleración (no es lo mismo que donde el vario marca mejor, debido al retardo). Chequeá el vario promediador para ver cómo te está yendo. Dejá que los latidos vuelvan a la normalidad si el promedio muestra un número positivo, pero no pierdas tiempo si solo lograste un -0.3. Aplaná el giro volá en una dirección (digamos el norte) por unos 3 segundos; luego hacé un 180 y volá hacia el sur por 3 segundos para volver al círculo original. Habrás explorado entonces unos 30 m hacia el norte de tu ascendente conocida.

El mismo procedimiento puede usarse para las otras tres direcciones (E, O, S). Podés explorar distancias mayores o menores según cuanto tiempo vueles recto. SI volás la misma cantidad de segundos de ida y vuelta y hacés un 180 preciso, nunca deberías perder contacto con tu ascendente conocida. La distancia de búsqueda debería ajustarse según el tamaño previsto de las térmicas en este día y lugar, y en función de la altitud. Inicialmente suelo hacer pequeñas exploraciones nerviosas y vuelvo disparando hacia el círculo central. Si la experiencia demuestra que el monstruo descendente no anda por ahí cerca me pongo un poco más aventurero. A veces simplemente no hay nada mejor en la cercanía. Si parece que ya estás en la mejor ascendente hay que tener paciencia; una búsqueda interminable solo te hará perder altura, así que hay que usar esta técnica en forma limitada.

Cuando estás muy bajo la dirección de las primeras exploraciones es crítica, ya que no tenés suficiente altura para explorar mucho. Típicamente la dirección será:

  1. Una continuación de la dirección en que iba cuando encontré la ascendente, pensando que yo estaba desesperado y tal vez inicié el giro antes de entrar bien en la térmica.
  2. Hacia donde se eleva una semiala, o donde se siente una mayor ascendente
  3. Hacia donde giran los pájaros, se ven hojas, etc.
  4. Hacia cualquier posible gatillo, como hileras de árboles, etc.
  5. Hacia barlovento, ya que tendemos a salirnos a sotavento de las térmicas
  6. Según la siguiente fórmula: Dirección del giro (en grados, magnética)= (frecuencia adiabática seca + altitud (en pies) – presión barométrica (en hectopascales) / 3 * log(cantidad de hadas que caben en la cabeza de un alfiler)) + RND(n=360)

Los beneficios de usar está técnica cuando estás rascando son:

  1. Maximiza las chances de encontrar una buena ascendente
  2. Minimiza el tiempo para encontrar la mejor ascendente actual
  3. Minimiza la pérdida de altura, y por lo tanto minimiza el riesgo de aterrizar

Un patrón de búsqueda es lo más efectivo cuando estás rascando. Es también la manera lógica de buscar núcleos perdidos o de encontrar la mejor ascendente en cualquier vuelo en térmica. Encontrarás el núcleo más seguido si lo buscás. Es menos probable que te lo pierdas si usás un patrón de búsqueda lógico en vez andar dando vueltas confiando en la suerte.

Si te fijás, las competencias de velocidad o de distancia cross country son en gran medida un concurso de ascensos. Las transiciones son muy importantes (vitales en realidad), pero los pilotos más rápidos en un trayecto están invariablemente entre los que suben más rápido. Si has tenido la suerte de ver a pilotos muy top como Tomas Suchanek o Manfred Rhumer en acción, los habrás visto explorar continuamente buscando la mejor ascendente. No por mucho tiempo, ya que la encuentran, te superan y se van. Una vez oí a un piloto decir: "apenas Tomas entró a mi térmica, el +2 se convirtió en un +4". ¿Brujería?. No lo creo. La verdad es que él le mostró a los demás pilotos dónde estaba el núcleo. Buscar y encontrar el núcleo, a cualquier altitud, es solo uno más de los muchos secretos del oscuro arte de volar en térmicas.

James Freeman, 10/1999